En lo esencial, la educación no ha experimentado grandes cambios durante siglos. Pero hoy la tecnología la está modificando rápidamente dando lugar a un paradigma sin precedentes en la historia de la humanidad.

Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (conocidas por las siglas TIC) y, más concretamente, las TIC educativas, generan un nuevo entorno que supondrá la transformación de todo el sistema educativo y que implicará necesariamente a toda la comunidad educativa: alumnos (muchos de ellos ya nativos digitales), padres y profesores.

Una gran innovación educativa ha empezado, aunque para que esta implementación dé sus frutos, el alumno deberá seguir siendo el centro de la acción formativa y la interacción con el maestro seguirá siendo fundamental.

EdTech o Tecnología educativa, un sector en auge

La EdTech, del inglés Education Technology (tecnología educativa), abarca desde el simple uso de ordenadores para enseñar matemáticas y lectura a los niños en escuelas primarias hasta la presentación de tareas en línea en formación universitaria, ciclos formativos y formación continua, pasando por el Mobile Learning (aprendizaje a través del teléfono móvil con APPs educativas) y la realidad aumentada y virtual con finalidades pedagógicas.

Este sector moviliza cada vez más recursos. En EEUU los fondos de capital riesgo invirtieron más de cien mil millones de dólares en empresas de EdTech, y es una cifra que va en aumento. Los sistemas educativos de muchos países europeos están destinando cantidades muy importantes en innovación educativa y a formación de formadores en las TIC educativas.

Es un sector de presente y de futuro en el que la tecnología sirve de apoyo para ofrecer unos contenidos de manera pedagógica, innovadora e incluso divertida.

Ventajas de las TIC Educativas

Las ventajas de las TIC educativas saltan a la vista:

  • los contenidos resultan más atractivos, interactivos y divertidos;
  • hacen más cómodos los protocolos y procesos académicos;
  • la edad deja de ser un obstáculo para empezar a aprender cualquier disciplina;
  • los trabajos en grupo, como viene ocurriendo durante las últimas décadas, se agilizan de un modo impensable años atrás, y posibilitan trabajar en tiempo real con gente que puede estar en otros países.

Es quizás fuera del aula donde las TIC educativas adquieren su mayor grado de utilidad. Los alumnos pueden descargar apuntes, vídeos o consultar sus notas por internet sin necesidad de hallarse en el aula.

En una época de cambios marcada por la formación continua, hay portales formativos en los cuales, con la motivación suficiente, se puede aprender virtualmente cualquier cosa.

Amenazas de las TIC Educativas

Aquellas editoriales dedicadas a los libros de texto tradicionales que no sepan ponerse al día en todo lo referente a tecnologías educativas (software para PC, APPs, realidad aumentada, realidad virtual, vídeos en streaming…) pueden desaparecer en los próximos años.

Por otro lado, existe un cierto miedo infundado a que las TIC reemplacen el número de profesores, pero como hemos visto en las redes sociales, el componente humano no es sólo un factor esencial del éxito de las TIC, sino que es la base del mismo. Por mucha tecnología que tengamos a disposición, los humanos necesitan saber que hay otros humanos interactuando con ellos en tiempo real. Por ello es importante no dejar de lado el trabajo en grupo ni la interacción continua con el profesor y los demás alumnos, que al fin y al cabo, es la experiencia más real.

Para concluir, si bien es cierto que las tecnologías de la información ya están transformando en gran medida el paradigma educativo, éstas sirven de apoyo al formador, enriqueciendo contenidos y agilizando procesos. Pero en la base de toda acción formativa siempre están las personas. De otro modo, no tendrían sentido.